Los políticos separatistas catalanes siguen defendiendo su cortijo

Read Time:4 Minute, 15 Second

CÉSAR ALCALÁ

Al independentismo sólo les queda el procés después de haber fracasado en todo lo demás. Por eso se escandalizan cuando una familia gana en juicio que su hijo -y los de todos los padres de Cataluña- puedan estudiar un 25% en castellano. Porque la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña no es a título personal, para la familia de Canet, sino para todas las familias. El Govern, ERC y JxCat han fracasado en todo lo demás. Están perdiendo el pulso de la gran mentira de que Cataluña era un país independiente de España. El soufflé ya no es tal y les da miedo.

Por eso, en la entrega de las Creus de Sant Jordi, el president Aragonés ha recuperado aquel discurso identitario que ya nadie se cree. Aragonés dixit: “cualquier ataque, riesgo y amenaza que pueda sufrir la lengua catalana es un ataque a esta sociedad y a la nación catalana”. También volvió a un tema recurrente, que la Generalitat debe dotarse de más herramientas para proteger el catalán, pues su compromiso es “defender la lengua catalana como lengua de cohesión”.

Por desgracia está sucediendo todo lo contrario. El catalán ya no es una lengua de cohesión. Todo lo contrario. La imposición esta haciendo que mucha gente deje de lado el catalán y se pase al castellano. Lo que nunca había sido un problema en Cataluña lo han convertido no sólo en un problema, sino en una reacción social en contra de una cultura, que es suya, pero que no la siente por culpa de unos políticos hiperventilados.

Viejos lideres de ERC ven el fracaso de todo lo que estamos viviendo. Uno de ellos Joan Puigcercós. Eran otros tiempos y se marchó antes de complicar las cosas. Su política realista le hizo dejar la política y dedicarse, hoy en día, a otras cosas. En una reciente entrevista con Salvador Sostres, en ABC, es muy claro en ciertos temas de la actual política catalana. Dice sobre Junts: “Hacen ver que se exaltan, pero es comedia. Yo me jugué dos cenas a que habría gobierno, porque sabía la cantidad de cargos intermedios que los convergentes tenían que colocar en los departamentos de Política Territorial y Obras Pública”.

También habla de un mantra que repiten, sin cesar, muchos independentistas, sobre todo Artur Mas. Me refiero al recorte que tuvo el Estatut en la época de Rodríguez Zapatero. En su momento Mas dijo que España iba en contra de Cataluña y que, por eso, organizaba el festival que acabo montando. Puigcercós es claro. “Los que recortan el Estatut pactado en el Parlament, a cambio de que el PSOE prohíba al PSC reeditar el tripartito, son Artur Mas y Duran i Lleida. Lo de la Comisión Constitucional vivo después y fue meramente simbólico”. Y continua: “Las manifestaciones contra el Constitucional por los recortes del Estatut tendrían que haber sido contra Mas y Duran, que son los que se lo cargaron y por intereses personales”.

SIMPOSI-ESCOMBRERA.`ESPANYA contra CATALUNYA: una mirada  histórica.(1714-2014)´ – TeresaFreedom

Y esa es la clave de la situación política en Cataluña desde hace muchos años, desde la época de Pujol. Cataluña es un cortijo de unos pocos. Durante años el pastel era de CiU. Ahí se repartían los cargos y hubo muchos estómagos contentos y agradecidos. Se les desequilibró el tema cuando Pujol decidió retirarse y Mas -aún ganando las elecciones- no fue elegido president. Lo fue el tripartito de PSC-ERC-ICV. Ahí, como dice Puigcercós, salieron a la luz los intereses personales. Hicieron lo imposible para que Mas fuera presidente de la Generalitat.

Cuando llegó al trono prometido ya era tarde. La época de Pujol había acabado y el periodo del tripartito hizo que Cataluña cambiara de pensamiento. Mas tuvo que ceder parte de su pastel a ERC. El cortijo ahora era de dos. Y ahí está el problema. Ahora hay dos dueños dentro del cortijo y eso no les gusta. ERC se ha dado cuenta que eso de tener el 50% del cortijo le va muy bien. Coloca a los suyos -los cargos intermedios que dice Puigcercós- y los de arriba viven muy bien soltando proclamas que no se creen, pero que son de consumo interno para sus afiliados y seguidores.

Por su parte Junt han visto recortado su poder, pero aún tiene ese 50% que da vidilla a los suyos. Por eso, aunque chillen mucho, no van a romper con ERC y convocar elecciones. Pesan demasiado los cargos intermedios. Estos son los que mandan, no los de arriba. Y mientras tanto siguen diciendo que España ataca la sociedad catalana con la lengua, que están perseguidos, que se debe desobedecer los del 25% o que lo volverán a hacer. Como dice Puigcercós “ni la CUP se cree que lo volverán a hacer”.

Así pues, la política catalana es personalista, amparada dentro de un cortijo, del cual nadie quiere salir y que no dejan entrar a nadie. Harán y desharán a su antojo, según les convenga, para seguir viviendo dentro de aquel estatus social que, gracias a Jordi Pujol, tiene organizado desde hace cuarenta años. Por eso la política catalana no tiene remedio.

César Alcalá: "El independentismo ha fabricado una serie de mitos falsos  para ocultar su complejo" - YouTube
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post ¿Seguirá Iván Espinosa de los Monteros los pasos de Alberto Rodríguez, «Podemos» y dejará su acta de diputado tras ser condenado por el Tribunal Supremo de España?
Next post Un siglo de guerras wilsonianas (Woodrow Wilson) por la «democracia»